Monumentos - Turismo Sallent de Gállego

Vaya al Contenido

Monumentos

Cultura
Conoce los monumentos que puedes visitar en nuestro pueblo
ARCO ROMÁNICO
Situado en la plaza Valle de Tena. Este triple arco, del siglo X, procede del pueblo Castiello de Guarga, donde se encontraba semi enterrado por las ruinas de la iglesia. Gracias a Ramón Sainz de Varanda, Jesús Ansirenea y Mariano Fanlo, entonces alcalde de Sallent, el obispo de Jaca D. Angel Hidalgo autorizó su traslado y la donación al pueblo de Sallent de Gállego, en 1973. Este triple arco de medio punto es un ejemplo del románico mozárabe, monumento sencillo pero muy original porque no se conoce nada similar por toda la arquitectura religiosa de arte serrablés. Tiene las piedras labradas en perfecto corte de sillería, alisadas con puntero por el lado de acceso norte. En cambio en la parte posterior los sillares están un poco picados y toscos con factura menos cuidada junto a la fuente. Desde allí se contempla al fondo la iglesia y la Peña Foratata. En el arco central, de mayor tamaño, se encuentra el Crismón colocado en su tímpano semicircular, tallado de forma muy fina con sus seis palos. En el Valle de Tena existen ocho crismones pero el de la plaza de Sallent es el más original por tener los palos de la Alfa y Omega, de forma asimétrica hacia la vertical.

GIGANTE DE SALLENT, FERMÍN ARRUDI
En la céntrica plaza situada en el edificio del Ayuntamiento de Sallent y en su casa natal, se eleva una estatua a tamaño natural, de uno de los vecinos más renombrados y conocidos de Aragón y en particular de Sallent de Gállego, como fue Fermí Arrudi, El Gigante de Sallent, que con sus 2,29 cm. de altura, llevó el nombre de Sallent por todos los rincones del mundo, asombrándoles con su estatura y fortaleza,
Fermín Arrudi Urieta (Sallent de Gallego, 7 de julio de 1870 - 2 de mayo de 1913), conocido también como el gigante de Sallent, el gigante aragonés y localmente como o chigán aragonés, fue un personaje famoso en todo el Pirineo aragonés por su estatura, llegó a medir 2,29 m y viajó por gran parte del mundo mostrando su altura. Rafael Andolz y David Dumall han escrito sendos libros en los que se relata su vida.
Nacido en "casa Sorda" Fermín fue un bebé más bien pequeño nacido de unos padres de estatura normal, pero a partir de los 11 años según unas fuentes y de los 15 según otras, empieza a pegar un estirón que se alargaría hasta los 25 años cuando llega a medir 2,29 m de altura, aunque algunos dicen que llegó a 2,40m, y superando la talla de todas las personas conocidas en su época. Inicialmente trabajó en la estación de Canfranc pero al poco tiempo se dedicó a exhibir su enorme cuerpo. Al principio localmente, en una fiesta del Pilar en Zaragoza, cuando contaba con 21 años y su altura era de 2,19m, y posteriormente por casi todo el mundo. En Europa se exhibió en ciudades de Alemania, Holanda, Bélgica, Austria y Francia. En Norteamérica por algunas de EEUU, también lo hizo en Sudamérica, el Caribe y hasta en África donde estuvo en Argelia. Se tiene constancia de los lugares que visitó por que su presencia dejaba reseñas y titulares en la prensa de aquellos lugares que visitaba. Fue exhibido en la Exposición Universal de Paris de 1900. Amenizaba sus exhibiciones tocando instrumentos y cantando jotas. El musicólogo Demetrio Galán al escribir El libro de la jota aragonesa, le recordará años después dejando escrito que tocaba “la guitarra, el violín, el laúd, la pandereta, los hierrecillos, el requinto, la bandurria, la flauta y el armonium”, y todo de forma autodidácta pues nadie le enseñó a tocarlos. Llegó a hacer una pequeña fortuna con sus exhibiciones (se calcula que aproximadamente ganó unos 20.000 duros), con los que se construyó una casa en Sallent y vivió holgadamente durante toda su vida.
También se cuentan proezas de una fuerza casi sobrehumana, se dice que una vez que su burro no quería cruzar un río se lo puso sobre los hombros y lo atravesó, también que una vez mató un oso con sus propias manos, a Fermín le gustaba cazar y era frecuente que saliera a cazar sarrios (rebecos) y osos. El párroco también dejó escrito en el libro de difuntos que era capaz de levantar pesos que no podían acarrear cuatro hombres robustos.
Finalmente el 2 de mayo de 1913 moría el gigante Arrudi con 43 años. El párroco del lugar escribió en el Libro de Difuntos, algunas curiosidades dejando de lado el protocolo como por ejemplo que por el anillo de su dedo pasaba holgadamente una moneda de 10 céntimos y que su pie medía cuarenta centímetros de largo por dieciocho de ancho; además levantaba pesos que cuatro hombres robustos no podían mover. Dejó una profunda huella entre sus vecinos pues solía realizar obras de caridad. El féretro en que fue enterrado tenía unas medidas de 2,4 m de longitud x 93 cm de anchura, y fue portado por seis hombres.
IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN
Situada en lo alto del barrio del Vico, declarada Monumento Histórico-Artístico, construida en el siglo XVI por orden de Juan de Lanuza, virrey de Aragón, sobre la primitiva iglesia románica de la que tan sólo conservamos la portada, decorada  con el característico crismón. De estilo gótico tardío, construida en mampostería y reforzada por contrafuertes, consta de una sola nave separada en dos tramos, cubiertos por sendas bóvedas de crucería estrellada. La cabecera está iluminada por cuatro vanos apuntados y se cubre con una bella bóveda. Está decorada con florones de madera dorada y ocho cruces de Calatrava. Posee ábside poligonal y coro alto a los pies.
Su artífice fue Juan de Segura en 1525.
El bearnés Bernat de Berbedé fue el encargado de terminar la obra, que se culminó en 1538.
Una de las joyas de esta iglesia es el retablo mayor, dedicado a los Misterios del Rosario, esculpido por el afamado escultor florentino Juan de Moreto. Es de estilo plateresco pero se organiza todavía al modo gótico, con cinco calles, tres pisos y predela. Consta de dieciséis tablas. En ellas se representan diversas escenas de la vida de Cristo. El retablo se terminó en 1537, cuando D. Juan de Lanuza ya había fallecido, y se trajo desde Zaragoza a lomos de mula hasta Sallent.
El sagrario es del siglo XVII. En la sacristía llama la atención la calajera, un armario popular de taracea, de madera de nogal con incrustaciones de boj, del siglo XVII.
También encontramos la cruz parroquial, obra maestra de orfebrería en plata dorada realizada por el sallentino afincado en Zaragoza Lorenzo Martón en el año 1551.
En el muro derecho se abre una capilla gótica del siglo XV, la capilla del Rosario, donde encontramos la imagen de la Virgen de las Nieves. Los capiteles del arco de embocadura y las ménsulas que sustentan la bóveda representan temas mitológicos (centauros, sirenas, aves, ángeles), con detalles muy trabajados.
En el muro izquierdo encontramos la capilla de la Virgen del Pilar con la imagen de esta virgen, además de las de San Antonio, la Virgen de Fátima y la Virgen del Carmen.
El campanario es una antigua torre fuerte reutilizada, la torre de la Cárcel, de tres cuerpos, que pertenecía a la casa solar de los Sánchez. Parece de principios del siglo XVI y conserva la puerta en altura, con una concha incisa, y dos aspilleras en el lado sur, a la altura de las campanas. En la primera planta hay una ventana enrejada en cuyo dintel aparecen representados algunos útiles de cantería y tres flores de lis.
Debajo del coro se encuentra otro bello cuadro del siglo XVII que representa a San Pascual Bailón, donado por la familia Bernet.
En esta iglesia se guarda la bandera, que ondea en las fiestas patronales que se celebran el día 5 de Agosto en honor a la Virgen de las Nieves. Lleva el escudo de armas de los del Cacho, familia que la regaló.
La Misa Solemne, la de Difuntos, la de Adviento, el Magnificat, el Ave Maris Stella y el Miserere, son obras de música popular, religiosa, inspiradas en el canto gregoriano. La Villa de Sallent tiene el honor de haberlas conservado a través de los tiempos y naturalmente, los hombres cantores de estas piezas les han dado su tono y sus candencias personales, propias de esta villa. Es de señalar que estos cantos sólo los canta el Coro de Hombres de la Villa de Sallent.
MENTIDERO
Situado en la calle de Francia, por la que el Camino Real atravesaba el pueblo, era el punto de reuniones y lugar de conversaciones y comentarios entre los hombres. Pequeña y original construcción abierta, orientada al mediodía, con paredes de piedra y tejadillo que enmarca arco de medio punto con armazón de madera. En el interior banco corrido de piedra.
MONUMENTO AL JUSTICIAZGO
Situado en la plaza del Mentidero.
Es un homenaje a los justicias de Aragón, los Lanuza y los Quiñónez que proceden del valle de Tena.
En una placa está escrito lo siguiente: "La Villa de Sallent a la Junta General de la Val de Tena que presidida por su Justicia y compuesta por jurados de los once lugarres del valle a lo largo de seis siglos, promulgó normas justas, rigió los destinos del valle, defendió a sus gentes y guardó sus privilegios con sentido jurídico, espíritu igualitario, talante liberal y lealtad al señor Rey de Aragón. Anno Domini MMI"
La obra es de Miguel Angel Arrudi y está fechada en 2001.
 
PEIRÓN DE SAN ANTÓN
Actualmente podemos visitarlo en un parque de la calle Francia.  
Antiguamente estaba situado a la entrada de Sallent, en la carretera que venía de Lanuza pero se trasladó debido a la construcción del embalse.
Principalmente los peirones avisaban de la proximidad del pueblo. En tiempos de nieves en los que los caminos no se distinguían servían de guías pues se ubicaban en todos los caminos que confluían en el pueblo.
Tenían una doble funcionalidad ya que también tenían un carácter devocional.
El peirón de San Antón es un monolito construido en piedra, compuesto por una grada y un fuste o caña y rematado en su parte superior mediante una hornacina con la imagen de San Antón y arriba una cruz.
PUENTE DEL PACO
Puente medieval sobre el río Aguas Limpias por el que cruzaba el antiguo Camino Real y que, en su día, daba acceso al barrio del Paco. Por él cruzaban los peregrinos del Camino de Santiago procedentes del camino francés y del Hospital de Gabás. Su importancia se debe a la cercanía del paso fronterizo del Portalet. De arco ligeramente apuntado y vial de doble pendiente, tiene unos ocho metros de luz y aproximadamente cuatro de flecha. Este puente fue construido por el piquero guipuzcoano Juan de Barrabica alrededor de 1567, en sustitución del antiguo de madera.
CASETA DE PASTORES
 
Desde el  verano de 2018 se puede contemplar en Sallent la reproducción de una tena original tensina, dicha caseta ha sido salvada de la ruina y trasladada al casco urbano. Su reconstrucción se ha realizado manteniendo la obligada técnica de “una piedra encima de dos”.
Está ubicada en el casco antiguo de la villa, a la orilla del río Aguas Limpias junto al puente, porque allí estaba el paso obligado de cabañera de todos los ganados desde Sallent a Pondiellos y la zona de Ibonciecho. Además antiguamente tenían que pasar por este puente, que era de tablas, los rebaños de Sallent que atravesaban la Forqueta hacia Respomuso para llegar a las siete majadas del circo de Piedrafita y de Arriel. También era el paso del Camino de Santiago y de la antigua ruta de Arrens a Sallent.
Así podemos comprobar la modesta y difícil vida de los pastores en tiempos no muy lejanos que todavía perduraban hasta mediados del siglo XX.
Regreso al contenido